En 2005 Bartolomé Bonet y yo, decidimos fundar Bel Menjadors Escolars. La historia de Bel Menjadors es la historia de nuestra familia, tanto nietos, como padres y abuelos, mantenemos la costumbre de reunirnos alrededor de la mesa por lo menos una vez a la semana. Allí es donde seguimos contándonos como va todo, apoyándonos cuando lo necesitamos y dándonos la enhorabuena cuando algo ha ido bien, viendo como crecen los más pequeños.

El vínculo familiar contiene un factor extra, el amor y respeto por la cocina, nuestras recetas y materia prima, pues es nuestra cultura mallorquína lo que nos hace ser quienes somos. Platos que desde hace décadas, mi madre - la abuela Bel - cocina cada mañana tras venir del mercado.

Tradición y esfuerzo. Siempre hay alguno de nosotros en su mesa y siempre hay platos o fuentes saliendo de su casa hacia alguna de las nuestras. Y los más pequeños, no aprenden con concursos de cocina en la televisión, aprenden con ella, a rebozar, a conservar, freír, servir pero sobre todo, a valorar y respetar la grandeza de una cocina tradicional y honesta. Esa es nuestra familia y nuestra filosofía de vida.

Marta Bonet
Directora y Fundadora

Profesionales

Como suma al placer y la voluntad, durante años dirigimos los servicios de catering para colegios como parte de una multinacional. Una multinacional de aviación, americana. En una empresa grande es donde aprendemos procesos, eficiencia, controles de calidad. Nuestros inicios pasaron por aprender y perfeccionar procesos únicos de grandes empresas.

Nacimiento

Durante el 2005, decidimos abandonar la gran empresa para la que trabajábamos para crear un proyecto con más cariño y dedicación. Eso nos impulsó a crear Bel Menjadors Escolars, ¿Porqué no? Ya estábamos cocinando para colegios. Trasladamos todo lo aprendido a nuestros propios fogones profesionales.

Así creció la familia Bel Menjadors, por que nuestras cocineras pasaron a formar parte de los lazos que van más allá de la consanguinidad: Barbara, Cati y María vinieron a cocinar con nosotros como lo hacían para sus hijos y sus nietos, con sus propias recetas. Igual de importante el esfuerzo del resto del equipo como Cristina y Leo, que lo dieron todo más allá del trabajo. Conseguimos con mucho esfuerzo aplicar todo lo aprendido en la gran empresa y combinarlo con nuestros valores y cultura, pues desde el inicio sabíamos que nunca íbamos a llamarnos "Catering", y menos para colegios, ya que los niños no necesitan un catering, necesitan madres, padres y abuelas que cocinen y les alimenten, como lo hacemos en casa, como lo hicimos al fundar esta empresa y seguimos haciéndolo.

Actualidad

Hemos tenido éxito, aun siendo humildes no debemos avergonzarnos de haber crecido, y lo más importante, sin abandonar nuestros criterios de calidad y nuestras recetas. Nos enorgullece ver como hemos renovado generaciones en nuestro equipo, ya tenemos hijas y amigos asumiendo las tareas a las que nos impulsa el crecimiento, como Marga, Saray, Susana, Carolina, Aina y Dani. También somos más eficientes, nos hemos digitalizado al igual que hemos invertido todo lo necesario en nuestras cocinas para seguir manteniendo la máxima calidad en todos los procesos. Continuamos siendo muy eficientes, más que antes incluso, asegurándonos que no derrochamos materia prima, que somos totalmente respetuosos con el medio ambiente y que nuestros niños, sus niños, comen siempre la mejor materia prima, nos enorgullece decir que pocos restaurantes o lugares de comidas tienen la calidad por la que nosotros apostamos.